Actividades Lengua-Literatura Secundaria

leng cuento2

UN CUENTO COLABORATIVO MUY ESPECIAL

El IES Torres Quevedo ha participado, con una parte del alumnado de 1º ESO, en el Proyecto Un cuento colaborativo muy especial. La iniciativa, que partió del colegio Padre Apolinar de Santander, está destinada a los docentes participantes en el recurso de Literatura, emociones y creatividad del programa de Educación Responsable de la fundación Botín. El proyecto de escritura colaborativa utiliza la literatura como medio de transporte para viajar, con la imaginación y la creatividad como pasaportes. Se trata de ir escribiendo un capítulo del relato entre los distintos centros de Primaria y Secundaria interesados, continuando la historia.

Durante una semana los alumnos de 1º B de ESO propusieron ideas, crearon personajes e idearon nuevas acciones para continuar el relato que nos había llegado. La propuesta resultó muy motivadora para el alumnado y el texto resultante quedó muy bonito. Una experiencia de escritura colectiva que encantó a los estudiantes.

Nuestra participación en el proyecto, así como la evolución del cuento, pueden seguirse en la siguiente dirección: https://transitoalavidadulta.blogspot.com.es/

 leng cuento1

21 de febrero de 2018

            ─¿Unas ardillas musicales?– preguntó Sara.

            ─¡Mirad, son Alvin y las ardillas!– dijo Diego, como siempre, bromeando.

Sí, lo dijo bromeando, pero quién sabe, quizás era verdad. Entonces las ardillas sacaron un banquito de debajo del montón de hojas y se prepararon para tocar sus instrumentos. Una de ellas se colocó delante, parecía el director de orquesta. Era madura e Iba vestida muy elegante. El gesto de que le lanzaran a Diego en la cabeza una armónica significaba que querían que tocase con ellos. Así que Diego se añadió a la orquesta.  Y luego Víctor se puso a cantar con su preciosa voz.

De repente Sara y Marta dijeron a la vez:

            –¡Qué buenos son!

            ─ Pues sí que parecen Alvin y las ardillas–dijo Ángel.

Las ardillas tocaron sin parar, parecían querernos decir algo con su música, hasta que una de ellas entregó algo a Joanna. Una dirección y una flor. Las otras ardillas se metieron en la mochila de Joanna, sacaron un papel en blanco, cogieron el bolígrafo de Víctor y escribieron una nota:

Hola.  Somos amigas de Chispas, la ardilla de Kika. Os hemos oído hablar de ella. Sabemos que la han raptado en la Quinta Avenida. Esta flor que le hemos dado a Joanna se le cayó a uno de los secuestradores. Otro de ellos oímos que le llamaban Bruno. Era muy grande y tenía un tatuaje de una mariposa en el cuello. Quizás os de pistas. Necesitamos vuestra ayuda para rescatarla. Por favor, ayudadnos. Corre peligro.

Víctor, después de leer la nota, nos explicó que Kika le había contado que su ardilla tenía un don especial.

            ─ Pues hay que investigar qué ha pasado e ir a buscarla- añadió Sara.

La pandilla de amigos se dividió en dos grupos: Joanna, Marta, Víctor y Diego se fueron tras las ardillas al lugar dónde secuestraron a Chispas; Sara, Sebas y Ángel se quedaron en el parque esperando noticias.

Los que esperaban en el parque vieron llegar a Kika, sofocada y cansada:

            ─Chicos, ¿sabéis que he perdido a mi ardilla?

            –Sí, lo sabemos. Nos lo ha dicho Sara─ contestó Sebas.

            –Tía, creemos que la han secuestrado. Nos lo han dicho las ardillas─ le explicó Sara.

            ─Yo también sospecho que la han raptado- dijo Kika. El otro día la llevé al Jardín Botánico, con esa camiseta tan bonita que le he hecho con su inicial, y un par de personas no paraban de mirarnos.

De repente, un joven musculado se acercó buscando algo muy impaciente, donde habían estado las ardillas. Removió las hojas.

        ¿Busca algo?─le preguntó Sebas

Y de una forma violenta le respondió:

        ¡Quiero mis ardillas!

Los chicos se asustaron y buscaron con la mirada a Alfredo, el policía que vigilaba el parque, que empezó a correr hacia ellos, pues ya había visto al extraño acercarse a los chicos. Al ver al policía, el joven echó a correr como un loco y se subió a una furgoneta.

***

Joanna y su grupo corrían tras las ardillas por la ciudad, hasta llegar a un oscuro túnel donde casi  pierden su  rastro. Los chicos, cansados, decidieron sentarse un rato.

–¿Dónde pensáis que puede estar?─preguntó Joanna.

–Mmmm … en un sitio donde haya flores─ dijo Diego mientras miraba a la nada fijamente. No podía pararse quieto, le mataba la curiosidad y le pidió a Joanna la flor que le había dado la ardilla. Víctor también la observó, le resultaba familiar. Era pequeña, de tallo fino y de un reluciente color carmesí.

            –¡Claro, ya caigo! Es una flor como las que asoman siempre por la puerta trasera del Botánico.

            ─¡Es verdad!─dijo Joanna–. Siempre paso por ahí al volver de clase.

De repente, el móvil de Víctor  empezó a sonar. Era Sara. Víctor puso el altavoz para que todos oyeran.

            ─ Víctor, un hombre muy extraño ha llegado al parque buscando las ardillas. Estaba muy enfadado. Lo último que vimos antes de que se subiese a la furgoneta era que tenía un tatuaje de una mariposa en el cuello. La furgoneta era del Jardín Botánico.

Los chicos se miraron y dijeron a la vez:

                ─¡Ya tenemos la pista clave!¡¡ ¡AL JARDÍN BOTÁNICO!!!      

CUENTO COLABORATIVO

1º B  DEL IES TORRES QUEVEDO

( Zaira, Yara, Denis, Daniel, Marcos, Alba, Alejandra, Gonzalo, Lucía, Alicia, Pablo, Elsa, Natacha, Laura, Yaiza, Ángela, Unai)

Profesora Lengua castellana y Literatura: Raquel Serdio

CURSO 2017/18

 

Síguenos

A través de esta web pretendemos dar a conocer en detalle el centro en el que se educan sus hijos o hijas.

Síguenos en:

    

Contacta con nosotros

IES Leonardo Torres Quevedo:

  Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  942 33 62 22
  942 34 16 01
  Avda. Leonardo Torres Quevedo, 5 - 39011 Santander